¿Qué ver y hacer en Vancouver?

Nuestra selección de los 30 lugares más sorprendentes para visitar en Vancouver:

Vancouver es una ciudad increíble y maravillosa, desde que estamos aquí no ha dejado de fascinarnos o sorprendernos. Encontraremos un sinfín de actividades para todos los gustos y todos los tipos de turistas, contamos con montañas, playas, museos, arte, ciencia, y excelente gastronomía. La ciudad está bastante aislada de Toronto, su vecina, y el resto del mundo en general, por lo que es un lugar tranquilo y acogedor, alejado del bullicio y el caos del mundo exterior. Vancouver es cosmopolita, colorida, liberal y tolerante. La ciudad encabeza la lista de los mejores lugares para vivir de todo el mundo. Aquí te compartiremos nuestras experiencias y recomendaciones para viajar a la ciudad y sacar el máximo partido a tus vacaciones. Aquí sobran sitios para visitar y enamorarse de Vancouver, por ello te traemos una lista con 30 excelentes motivos para conocer esta hermosa ciudad. ¿De acuerdo?, aquí vamos:

Stanley Park

Este lugar es el parque urbano más grande de toda Canadá. En él encontramos el entorno ideal para disfrutar del aire libre, desde rincones especiales para hacer un picnic, hasta senderos perfectos para correr o simplemente pasear junto a sus dos kilométricos lagos. Además, aquí podremos apreciar unos curiosos tótems, obra de los nativos que alguna vez habitaron estas tierras. Te recomendamos hacer el paseo en bicicleta. (Ojo, en el sentido de las agujas del reloj) Así como llevar algo de comer y beber para disfrutar del paseo, o puedes organizar un picnic si vas acompañado. Importante: Las leyes respecto al licor son estrictas en Vancouver, así que no está permitido consumir licor en sitios públicos… Por otro lado, la marihuana es completamente aceptada.

Capilano Bridge: El famoso puente colgante de Vancouver

Esta es una excursión imperdible, un paseo necesario. En este parque puedes subirte a un enorme puente colgante que te conducirá entre las copas de los árboles y te lanzará a la naturaleza y la vida salvaje. Aquí te damos una recomendación que aprendimos a la mala: Evita los fines de semana, para que no te topes con demasiada gente y puedas subir al puente y disfrutar del parque antes de que se haga tarde.

Gastown

Este es uno de los barrios más pintorescos de la ciudad, y de los más antiguos. Cuenta con casas estilo colonial y edificios anchos, de máximo cuatro pisos de altura; sus calles adoquinadas garantizan un paseo fascinante por sus plazas y tiendas, donde se venden artesanías y suvenires. Una atracción importante en este lugar es el llamado Steam Clock, que no es otra cosa que un reloj que cada cierto tiempo (mi esposa y yo contamos 15 minutos) suelta una nubecilla de humo. Una divertida atracción, que vale la pena ver y fotografiar.

Parque Queen Elizabeth

Aquí otro jardín impresionante, como el Zen que citamos antes. ¿Tienes a una persona especial con la que quieras pasar el resto de tu vida? Si es así, te avisamos que este jardín hermosamente cuidado es un sitio acostumbrado tanto por turistas y lugareños para casarse o proponer matrimonio. Los paisajes que tiene este lugar son mágicos, producto del esfuerzo y el talento de especialistas en jardinería que convierten los setos, flores y árboles en una verdadera obra de arte.

English Bay

Esta bahía es famosa por sus hermosas playas, y por su festival de celebración a la luz. Es un impresionante evento de fuegos artificiales (vaya que a los canadienses les gustan los fuegos artificiales, ¿eh?). Según nos contaron, el festival antes se llamaba “Sinfonía del fuego”, un nombre que da bastante de qué pensar. La zona más popular de toda la bahía es donde se encuentra el monumento de Inukshuk. Aquí también podemos encontrar una serie de esculturas antropomórficas con gestos divertidos, situadas en la entrada del parque Stanley.

Acuario de Vancouver

Acuarios hay muchos en todo el mundo, pero el de aquí resalta no sólo por su inmensa diversidad de especies, sino porque además de exhibir la vida marina, aquí la estudian. En este centro de investigación se especializan en la rehabilitación de los animales y la preservación de los ambientes naturales. Las especies que hay aquí son hermosas y magníficas. ¡Así que no esperes más y ve a tomarte una foto con una ballena!

Downtown Vancouver

Dicen que este es el corazón de la ciudad, donde se encuentran los mayores edificios empresariales. Está lleno de edificios insignia de la ciudad que caracterizan el horizonte de Vancouver, así como su arquitectura y la vida que se desenvuelve aquí.

Barrio Yaletown

Es un sitio peculiar que solo es posible gracias a la modernización de las zonas adyacentes. Es una hermosa zona vintage con tiendas divertidas, bares, restaurantes y edificios coloniales con fachadas de ladrillo que son ultramodernos en su interior. Sin duda, un paraje interesante, de un estilo diferente que encontrarás en pocos lugares.

Granville Island

¿Te gusta la cocina? Si la respuesta es sí, en este lugar serás como un niño en una dulcería. Puestos de frutas y verduras, tiendas, bares y restaurantes, de todo esto está colmado Grandville Island. Antiguamente era una zona industrial, pero quedó obsoleta y fue transformada en un espacio dedicado al comercio de comida y al amor por la gastronomía. Es una isla ubicada en False Creek, y puedes llegar allí desde el centro de Vancouver en pocos minutos, ya sea a en bicicleta o ferry. Nosotros solemos movernos por la ciudad en bicicleta cuando es posible, pero esta vez quisimos intentar el ferry. Si quieres, te decimos que el boleto cuesta 3,5$, un módico precio a cambio de un lindo paseo.

Science World

Ya que andas por False Creek, ¿por qué no te das un paseo por este interesante museo? Reconocerás el sitio cuando lo veas, ya que es difícil de pasar por alto su inmensa cúpula interactiva. Adentro se encuentra un verdadero tesoro de la ciencia y la tecnología, con paseos guiados y decenas de exhibiciones interesantes. Claro, que, pensándolo bien, sería recomendable que fueras antes de hacer las compras en el Granville Island, para que o andes con las verduras de un lado a otro.

Vancouver Lookout en el Harbour Centre

Esperamos que no le tengas pánico a las alturas, y si es así, bueno… Un viaje siempre es buena ocasión para enfrentar tus miedos. Si eres fanático de la adrenalina, también te encantará este lugar. Este mirador, ubicado en la cima del Harbour Centre, ofrece una impresionante vista aérea de toda la ciudad, desde el centro hasta el puerto. Puedes subir allí por 18$, y hasta puedes reservar tus entradas en línea. Si sufres de vértigo, como acabamos de mencionar, puedes tan solo ir a Public Library y subir hasta el jardín del último piso, desde donde las vistas también son lindas y la altura es tolerable.

Los Vancouver Canucks

Montreal tiene a los Canadiens, y aquí tenemos a los poderosos Canucks. Como ya debes saber, el jockey sobre hielo es el deporte por excelencia en Canadá. Cuando llegamos, mi esposa ni siguiera sabía de la existencia del deporte. Ahora es fanática confesa de los Canucks. Aunque no vamos a cada juego, sí que asistimos a algunos importantes. No hay nada como una noche en el Rogers Arena, justo a tus amigos, viendo un excelente partido. Casi toda la ciudad se pinta de azul y verde cuando hay una final de campeonato, y nosotros no somos la excepción.

Jardín Chino

Los dumplings que se preparan aquí son una delicia que necesitas probar cuando vengas a la ciudad. Aquí en Vancouver está una de las más importantes comunidades asiáticas de Norteamérica, y este barrio es como tener un auténtico pedazo de china, y cuando pases por chinatown y llegues al jardín Zen, tras las entradas del Millenium Gate, te aseguramos saldrás un poco más en sintonía contigo mismo o, cuando menos, más relajado. Aprende ya a desprenderte de los bienes materiales, porque la entrada cuesta 14$.

Craft Beer Market

“Vancouver ama la cerveza y nosotros amamos a Vancouver”, este es el lema del mercado del que te contaremos. Es un edificio histórico remodelado donde puedes degustar deliciosas cervezas artesanales, así como comida y otra variedad de bebidas.

Playa Kitsilano

El calor del verano da lugar a actividades sensacionales en Vancouver, como un paseo y un bañito refrescante en esta increíble playa. En nuestra opinión, esta es la mejor playa de Vancouver (Sí, por eso la reservamos para el final del artículo). Un atardecer aquí es algo que, sin exagerar, te calma los latidos del corazón y te hace sentir en auténtica paz. No tiene precio.

Museo de antropología de Vancouver

Aquí puedes conectarte y sentir la historia de Vancouver y Canadá. Este alucinante museo (que es uno de los más grandes dedicados a la antropología, de hecho) cuenta con esculturas y artesanías de los indígenas nativos, así como tótems (similares al Inukshuk, en su mayoría). Si lo que quieres es experimentar y aprender sobre el pasado de la ciudad, no esperas más. Cabe aclarar que el museo llama la atención incluso desde fuera, por su peculiar diseño, ¿a que sí?

The University of British Columbia

Esta es una de las universidades más prestigiosas de toda Norteamérica, y cuyo campus y fachada exhiben una galante combinación arquitectónica que contrasta entre un exterior de diseños modulares innovadores y modernos, con un interior gótico y francés en la biblioteca y el edificio central. La universidad es tan famosa que incluso cuenta con una tienda de recuerdos, donde puedes adquirir toda clase de productos con la célebre marca de “Columbia University”.

Parque del Cañón Lynn

Aquí hay otro puente colgante, y este se encuentra ubicado en un parque natural sin precedentes. Un lugar auténticamente mágico en inolvidable. Su paisaje no se parece a nada que hayamos visto con anterioridad, comprende 250 hectáreas de exuberante vegetación y fauna. Este parque ha sido escenario para diversas películas y series de televisión (como Stargate). Además, cuenta con un sistema de rutas que tiene distintos senderos y distintas dificultades. Garantizamos que te dejará sin aliento, en más de un sentido.

Granville Street

En Vancouver, la mayoría de las calles parecen autopistas con edificios a los lados, y para muestra un botón: Granville Street es una calle que atraviesa la ciudad de norte a sur, es la vena principal que interconecta todo Vancouver. Mientras que la zona sur de esta calle es concurrida y con un gran ambiente festivo, la parte norte está llena de bancos y edificios comerciales. Como consejo personal, recomendamos que si estás ajustado de presupuesto en tu viaje te hospedes en la zona sur, que está destinada a estudiantes y donde los alojamientos son más accesibles.

Chinatown

Cuando decimos que esta es una ciudad cosmopolita lo decimos con todos los motivos. Una vez entres, creerás que has tomado el vuelo equivocado y que paraste en China. Si estás aquí por las fechas de diciembre y enero, podrás disfrutar el Festival Chino, una hermosa tradición asiática que te llenará de su cultura.

Vancouver Art Gallery

Este gigantesco edificio de corte neoclásico, que antiguamente era un tribunal provincial, es uno de los mayores puntos de exposición del arte moderno del mundo. Cuenta con una plaza amplia donde puedes disfrutar el final de la tarde al salir de las exposiciones. Sin duda, no deberías irte de la ciudad sin un recuerdo del museo.

Grouse Mountain

Si sientes el impulso de estirar las piernas y te entra el espíritu del senderismo, el lugar predilecto es esta montaña. Aquí puedes realizar un recorrido verdaderamente especial. El Grouse Grind Hike no es cosa de juego, y hacerlo supone una prueba de resistencia y perseverancia, pero cuando lo logres te sentirás de maravilla. Es un recorrido por u sendero montañoso de 2,7 km de extensión. Se dice que nadie jamás ha logrado completar el recorrido sin tener ampollas. Nosotros, no fuimos la excepción. Sin duda, un momento para sentirse vivo. No dejes de ir, no dejes que la montaña te intimide y lánzate a la aventura. Como si fuera poco, en invierno el recorrido se transforma en una pista de esquí con vistas espectaculares de la ciudad.

Jardín Botánico VanDusen

Este es uno de los jardines más grandes de Norteamérica y uno de los más impresionantes. Cuenta con una variedad de más de 250.000 tipos de plantas, de distintos lugares del mundo, así como varias especies exóticas de aves y un impresionante laberinto para llegar al centro del lugar. Una verdadera obra de arte ecológica e interactiva.

Catedral del Santo Rosario

Dicen que una visita a un sitio nuevo está incompleta hasta que visitas su catedral, y la catedral del Santo Rosario es algo que apreciar, seas religioso o no. Este templo de la fe está ubicado en el pleno centro Metropolitano de Vancouver, y tiene una impresionante fachada que salta a la vista por su contrastante diseño francés y gótico tardío, con respecto al resto de los edificios de corte urbanita de la ciudad.

El Canada Place

Este es uno de los edificios más característicos y llamativos de Vancouver. Aquí atracan y zarpan barcos en todas direcciones, principalmente hacia Alaska. Su fachada como picos de tela recuerdan a las velas de un barco. Ahora, un par de curiosidades que descubrimos tras las tres veces que hemos asistido. Cerca de aquí se encuentran unos peculiares edificios residenciales con alucinantes fachadas de cristal. Además, y esto sí que es interesante, también cerca de ese punto, está el hotel Pan Pacific, donde podrás ver los Heritage Horns: Nada más y nada menos que 10 cuernos que tocan las 4 primeras notas del himno de Canadá, exactamente al medio día, anunciando la hora del almuerzo. ¿Cómo te quedas?

Richmond (una ciudad a 20 minutos de Vancouver)

Ese es el sitio que se lleva el premio de los mejores mercados de Vancouver. Es un espacio tranquilo donde puedes ir y pasar un buen rato entre tiendas, restaurantes y foodtrucks. Aquí también sentirás un choque cultural al encontrarte con la cultura asiática y con su maravillosa gastronomía. Según cuentan, Richmond es el mejor lugar, después de Japón, para comer sushi. A mí me fascina el sushi, y puedo dar fe de que es cierto, aunque nunca hemos ido a Japón.

Estadio BC Place

Es uno de los estadios más impresionantes en los que hemos estado. Ver un partido aquí es sensacional, tanto por la emoción del juego como por la arquitectura del BC en sí, con su impresionante y creativo techo que forma parte del paisaje. Además, cuenta con una biblioteca pública.  Cerca de aquí, también está el Davie Villaje, la zona LGBTIQ de Vancouver. Si vas, no dejes de visitar el paso de peatones que está pintado con los colores del arcoíris.

Actividades para ver Vancouver desde otra óptica:

Míralo todo a vista de pájaro

Este simulador es una actividad imperdible. Se trata del Fly Over Canada, y realmente sientes que vuelas por los aires. Si tienes vértigo, será una divertida forma de enfrentarlo. Se encuentra en la terminal de cruceros en Canadá Place. La entrada cuesta 23$, pero confiamos en que te gustará.

Conduce por la Sea to Sky highway

Este apartado te lo dejamos más como una tarea obligatoria que una recomendación. Alquila un coche y ve a conducir esta carretera que va desde Vancouver a Whistler. (Recomendamos ir al atardecer) Este paisaje está catalogado a menudo como uno de las mejores carreteras el mundo, y cuando la recorras sabrás porqué. Esa información explícita nos la reservamos, para que lo averigües por tu cuenta. Si vas, puedes contarnos tu experiencia en los comentarios.

Súbete al Sea Bus

Navegar con este catamarán te dará una vista particular y privilegiada de los muelles nortes de Vancouver. Al ser técnicamente un transporte público el boleto es económico y puedes abordar uno sin complicaciones.

¿Qué te ha parecido? Por favor, déjanos saber cuál fue tu sitio favorito. Ya sea que viajes por vacaciones, estudios o viajes de negocios, te aseguramos que te cautivará tanto que querrás quedarte a vivir. Lo sabemos; a nosotros nos sucedió, y tenemos 5 años enamorándonos de la ciudad, de las calles de Vancouver, de su comida, de sus aromas, de sus paredes pintadas, de sus museos y su arte y, sobre todo, de su gente: Personas amables que convierten una ciudad divertida en un sitio para hacer vida. Así que no lo pienses más y ven a Vancouver, aquí te esperamos con los brazos abiertos.

Deja un comentario