Plan de 2 días por Toronto

Esta vez te proponemos un plan de 2 días para visitar la ciudad. Con estas rutas podrás conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad a la vez que conoces la esencia de los principales barrios, desde Kensington Market y Chinatown hasta el distrito financiero en Downtown pasando por las idílicas islas de Toronto en el lago Ontario. ¿Nos acompañas?

La ruta que te proponemos:

Día 1:

  • Destillery District
  • St. Lawrence Market
  • Catedral Saint James
  • Toronto Islands en el lago Ontario
  • CN Tower
  • Museo del Ferrocarril
  • Power Plant

Día 2:

  • Mercado Kensington
  • Barrio chino
  • Art Gallery of Ontario
  • Campus de la Universidad de Toronto
  • Queen’s Park
  • Plaza del ayuntamiento de Toronto
  • Dundas Square
  • Distrito financiero

DÍA 1

1. Destillery District

Proponemos empezar nuestra ruta para descubrir Toronto por el Distillery District, un lugar que nos fascina por su encanto. Se trata de una zona industrial en la que antiguamente se encontraban las destilerías de la ciudad. Hace unos años el ayuntamiento rehabilitó completamente la zona y la ha convertido en un lugar de culto para toda la gente joven de la ciudad. Recomendamos pasear un rato por sus calles, que desprenden un estilo alternativo único y donde encontraremos tiendas con influencia vintage y hípster.

2. St. Lawrence Market

Este mercado mantiene el estilo vintage de los edificios que veíamos en el Destillery District y es uno de los mejores lugares para comprar comida de todo Toronto. De hecho, National Geographic lo reconoció en 2012 como el mejor mercado de comida del mundo.

Es un lugar que recomendamos visitar porque pasear por este mercado es una experiencia para los sentidos. Nada más entrar encontraremos todo tipo de frutas, verduras, quesos, carnes y otros alimentos, tanto nacionales como internacionales, con una presentación excelente que nos harán querer comprarlo todo.

Recomendamos visitarlo por la mañana porque así podemos verlo en su momento de máxima actividad, que es cuando los locales justo suben sus persianas y empiezan a colocar el género en las paradas. Además, si vamos pronto evitaremos encontrarnos con muchos turistas.

Si a mitad del recorrido por el mercado empiezas a tener hambre, te recomiendo que te acerques un famoso restaurante de comida típica llamado Carousel Bakery, donde podrás comer algunas de las especialidades de la casa, como el mítico “Peameal Bacon on a Bun”, un sándwich lleno hasta arriba de peameal bacon y que es uno de los platos típicos de Ontario y que todo el mundo que visita Toronto debería probar.

Junto al mercado St. Lawrence encontramos calles muy agradables para pasear y empezar a conocer el estilo propio de Toronto.

Otra de las muchas similitudes que podemos encontrar entre Toronto y Nueva York es la existencia de un pequeño edificio llamado Gooderham Building, ubicado justo al lado del mercado St. Lawrence, que tiene la misma forma que el famoso Flatiron de Nueva York. En este caso, el edificio apenas tiene 6 plantas pero es muy bonito y representa el estilo arquitectónico de la época y que no pararemos de ver durante toda nuestra estancia en Toronto.

3. Catedral St. James

Aprovechando la visita al St. Lawrence Market podemos acercarnos también a la catedral anglicana de Saint James (a unas dos calles de distancia), ubicada junto a un parque con el mismo nombre. La entrada es gratuita y de vez en cuando se organizan conciertos de órgano. Si tienes la oportunidad de ir a uno, la experiencia es increíble. En este enlace podrás consultar los horarios.

4. Islas de Toronto

Estas islas son probablemente el lugar que más nos gusta de Toronto. Podemos alejarnos lo suficiente para rodearnos de naturaleza y tranquilidad a la vez que podemos contemplar el incríble skyline de la ciudad. De hecho, las mejores fotos del Downtown Toronto se sacan desde aquí.

Este es el plato fuerte del día. Todo empieza en Harbourfront, donde nos subiremos a un ferry ($7,71 CAD) y en apenas 15 minutos llegaremos a las islas. Tenemos 3 islas para elegir, pero no te preocupes, están conectadas por puentes, de forma que podrás pasar de una a otra en cualquier momento:

  • Centre Island (es la isla central y las más visitada)
  • Ward’s Island
  • Hanlan’s Point

Asegúrate de mirar los horarios de los ferrys de vuelta, porque no todos cierran a la vez. El que sale de Hanlan’s cierra más pronto que el resto.

Una vez aquí podremos optar por pasear, hacer un picnic con los amigos, bañarnos en sus playas (una de ellas es nudista, por cierto) o incluso ir a un parque de atracciones, el Centreville Amusement Park. Un buen plan es comprar unos bocadillos y tumbarnos en el césped a tomarlos para merendar. En verano las familias pasan todo el día haciendo actividades al aire libre en las islas y el ambiente es inmejorable.

Si visitas las islas en primavera u otoño, no te dejes engañar por la temperatura del centro de la ciudad. En las islas puede hacer mucho viento, así que lleva contigo siempre un abrigo ligero o un sweater para protegerte del viento que pueda levantarse.

5. CN Tower, el Museo del Ferrocarril y el Power Plant

La CN Tower es uno de los iconos de Toronto. El mirador que hay arriba de todo nos ofrece unas vistas privilegiadas de la ciudad en 360º. Además, tenemos la opción de comer en su restaurante giratorio mientras vemos la ciudad pasar a nuestro alrededor.

Otra opción que nos ofrece la CN Tower es colgarte de su cornisa. Una experiencia surrealista para los que tenemos vértigo, pero que a más de uno le parece una idea genial.

Después de la visita, y si aún tenemos tiempo, podemos acercarnos al museo del ferrocarril (Toronto Railway Museum). Lo bueno de este museo es que las “obras” expuestas son en tamaño real, lo que hace que la experiencia sea súper divertida aunque no seas un fanático de los trenes. Es también un plan genial para hacer con niños.

Otro museo que hay por la zona es el Power Plant, un edificio industrial que ha sido rehabilitado como centro cultural donde siempre hay exposiciones gratuitas. Las exposiciones se recorren en poco tiempo y son muy interesantes. Vale la pena acercarse.


DÍA 2

1. Kensington Market y Chinatown

Una buena forma de empezar el día es con un paseo por Kensington Market y Chinatown. Cuando la gente habla de Kensington market no sólo se refiere al mercado, sino a una zona donde se mezclan estilos culturales y arquitectónicos y que llega hasta el Chinatown de Toronto. La experiencia es muy interesante y te ayudará a entender el carácter multicultural de la ciudad. ¡Recuerda que la mitad de los habitantes de Toronto ni siquiera han nacido en la ciudad! Este es uno de los motivos por los que llaman a Toronto el Nueva York canadiense.

Durante el paseo tendrás ocasión de ver todo tipo de restaurantes, tiendas, músicos callejeros y comercios estrambóticos. Todo muy curioso y con un estilo alternativo muy especial. Si tienes la oportunidad de visitar la zona en fin de semana, es mucho más divertido.

Si te gusta el Street Art, te recomendamos que te acerques al Graffiti Alley, una pequeña calle en las que se encuentran algunas verdaderas obras de arte. Una muestra más del estilo alternativo de este barrio y de su potencial creativo.

2. Art Gallery of Ontario, Queen’s Park y la Universidad

Si subimos unas calles hacia arriba, llegaremos hasta Queen’s Park, situado junto a la Universidad de Toronto. El entorno es precioso, donde destacan las zonas ajardinadas y los edificios históricos de piedra. Es una zona perfecta para pasear tranquilamente y contemplar la arquitectura y los jardines

De camino desde el Chinatown tenemos la opción de pararnos en el Art Gallery of Ontario, uno de los principales museos de Toronto junto al Royal Ontario Museum. El Art Gallery of Ontario está centrado en arte contemporáneo.

3. City Hall o ayuntamiento de Toronto

De bajada desde el Queens Park podemos aprovechar para parar en el ayuntamiento de Toronto. De hecho, podremos ver dos ayuntamientos: el antiguo y el nuevo, que destacan por su total contraste. El antiguo es un precioso edificio de piedra mientras que el nuevo ayuntamiento está formado por dos características torres de cristal de forma curva que acogen en su interior una plaza en la que podremos hacernos la famosa foto con las letras enormes de Toronto.

Si tienes la oportunidad de acercarte a la plaza al atardecer o por la noche, podrás ver las letras iluminadas, y el efecto junto a la fuente de agua que tienen delante y los edificios iluminados de fondo es chulísimo. ¡La foto es obligatoria!

Las sorpresas de esta plaza no terminan aquí. Si visitamos Toronto en invierno, tendremos la oportunidad de patinar sobre hielo ahí mismo. En invierno se habilita un pista de patinaje que ocupa toda la plaza y que es de entrada gratuita. Así que si te atreves, no dudes en lanzarte a patinar. Te aviso de que ahí la gente tiene buen nivel, aunque no dejes que eso te pare. La experiencia es increíble.

Junto a la plaza podemos ver también otros edificios significativos, como los edificios de la corte, el edificio de estilo victoriano Osgoode Hall (que alojó la primera  escuela de Derecho de Ontario) o dos esculturas que simbolizan la libertad de religión y la libertad de expresión.

4. La plaza Dundas Square y las calles Youngee, Dundas y Queen:

Literalmente a una calle de distancia de los edificios clásicos que veíamos en la Plaza del ayuntamiento, tenemos una de las principales zonas comerciales de la ciudad, liderada por el famoso centro comercial Eaton Centre Mall.

Aunque parezca raro recomendar la visita de un centro comercial, lo cierto es que merece la pena aunque sólo sea verlo desde fuera. Es un edificio de cristal con luces y carteles espectacular, ubicado en Dundas Square, que recuerda muchísimo al Times Square de Nueva York por sus altos edificios y pantallas iluminadas o a la mismísima plaza Picadilly Circus de Londres. Si quieres hacer alguna compra, este tal vez sea el lugar más recomendable. Encontrarás las principales marcas a nivel internacional y todo tipo de restaurantes para comer o tomar algo.

Las calles Younge Street y Dundas Street, cuya intersección forma la plaza Dundas Square, son las calles principales de Toronto y sorprenden por su dinamismo y actividad. Es muy interesante pasear un rato por estas calles para captar los contrastes que nos ofrece Toronto, tanto a nivel arquitectónico, con edificios clásicos junto a rascacielos, como a nivel cultural, con cambios repentinos de estilos en calles y barrios que nos recuerdan una vez más la multiculturalidad de la ciudad.

5. Distrito financiero

En la misma zona del Downtown donde nos encontramos empieza el Distrito financiero de Toronto y que se extiende hata el waterfront (la orilla con el lago Ontario), donde podremos ver los edificios más altos y espectaculares de la ciudad. Entre los altos edificios podremos ver algunos edificios históricos, esculturas, así como exposiciones de arte. Nosotros siempre recomendamos un paseo por esta zona.

>> ¿Quieres conocer más rutas y planes para hacer por Toronto? <<