COMIDA TÍPICA DE MONTREAL

uando hablamos en Montreal lo primero que nos viene a la mente son sus amplios parques urbanos, su vibrante comunidad y, por supuesto, su Festival Internacional de Cine. Montreal es, por así decirlo, una cajita de sorpresas. Pasear por sus calles y avenidas nos permite descubrir no solo la belleza de su arquitectura, sino también su variada y nutrida gastronomía. 

La herencia francesa de su cocina y la incorporación de comidas de otras latitudes, convierten a Montreal en el destino ideal para probar numerosos platillos y entender por qué es tan delicioso subir de peso aquí. Sí, tal y como los está leyendo, comer en Montreal es una experiencia religiosa. El contenido calórico y proteínico de sus platos, te dejarán más que satisfecho. 

No se dejen engañar con la gran cantidad de cafés en Montreal, eso es parte de sus raíces francesas. El Boulevard Saint-Laurent cuenta con una amplia gama de restaurantes donde el menú es tan variado como extraordinario. La cocina asiática, latinoamericana, portuguesa, rusa, griega y judía acompaña de buena manera a la cocina de Montreal, los ingredientes se mezclan y el resultado es simplemente asombroso. 

La Poutine 

Si bien es cierto que este plato se consume en todo Canadá, la preparación de este manjar en Montreal es simplemente alucinante. Muchos  lo consideran la verdadera comida rápida de Montreal. 

La combinación de ingredientes es perfecta: patatas fritas (¿quién no ama las patatas fritas?) sobre las que se colocan trozos de queso (¿puede haber algo más delicioso que esto?) y, finalmente, reciben un cálido baño de salsa de carne. 

Es un platillo energético, aporta muchas calorías al cuerpo, pero se siente como un cálido abrazo tan necesario en los días fríos. 

Este plato suele ser  acompañado de otros alimentos, todo dependerá del consumidor. Unos le agregan trozos de salchichas, de carne de ternera, de carne de res, incluso de otros embutidos. Otros, en busca de la opción más saludable, solo agregan vegetales, como por ejemplo, cebollas, champiñones, chiles, guisantes, o maíz. 

Bagels 

Con la llegada de la comunidad judía a Montreal, la incorporación de los Bagels en el menú fue casi inmediata. Los Bagels son roquillas de pan a las que se suele rellenar con otros alimentos, normalmente embutidos, y sobre los que se rocían con salsas de diferentes géneros. 

Los Bagels de Montreal son muy deliciosos y no tienen nada que envidiar  a los horneados en Nueva York. La textura de esta rosquilla es muy suave y esponjosa, esto es gracias al agua utilizada para la masa y a la horneada en leña que le confiere ese toque insuperable. 

Este sándwich puede comerse a cualquier hora del día y con el relleno que les guste más. Un Bagels y un café son una combinación que nunca falla, no hay algo más que alegre el alma en la mañana que disfrutar de este dúo. 

Pastrami (smoked meat o viande fumée) 

Este platillo resulta ser el aporte más sabroso de la cocina europea que llegó a esta ciudad. 

El pastrami es, en palabras sencillas, carne ahumada. Tal y como se dijo al principio, la gastronomía de Montreal es para hacerte feliz, no para hacerte más delgado. 

¿Hay algo más delicioso que un sándwich relleno de carne ahumada? Pues la versión de Montreal es una delicia. Imagina por un momento esto: pan blanco o pan rústico, unas lonjas de carne ahumada súper sazonadas, y un toque de la mejor mostaza. Das la primera mordida al sándwich y ves como los jugos de la carne y la mostaza se cuelan entre los dedos, ¿delicioso, verdad? 

Por esto y mucho más, el smoked meat de Montreal es muy popular entre los comensales propios y extranjeros. 

Tourtiere 

Esta especialidad se sirve normalmente en la temporada navideña, pero en Montreal, y en general en todo Quebec, es posible prepararlo o comprarlo durante todo el año. 

El Tourtiere al estilo Montreal es un pastel de carne de cerdo. Esta exquisitez se asemeja en apariencia a un quiche. Pero en este caso, se prepara con trozos pequeños de carne de cerdo, o molida, los cuales son colocados en una sartén para que se doren. Luego se le agrega agua, canela y clavo para darle ese sabor que enamora a cualquier paladar, por muy exigente que sea. 

La versatilidad de este plato es que no siempre la carne de cerdo es la protagonista. Dependiendo de la temporada y la disponibilidad, también se puede preparar con carne de res, pescado, conejo. 

Este platillo de Montreal normalmente se acompaña con jarabe de arce, e incluso con melaza. La combinación del jarabe de arce y este pastel de carne te vuela los sentidos y, lo mejor de todo, siempre pedirás un poco más. 

Sopa de cebolla y col 

No todo en Montreal es comida energética, de alto contenido calórico y de muchas proteínas, también tiene en su menú alternativas saludables y sencillas como la sopa de cebolla y col. 

Es un platillo de fácil preparación pero muy gustoso, ideal para los días fríos y frescos. En Montreal se suele acompañar esta sopa con mucho queso y pan rústico. 

Sencillamente, delicioso y te hace sentir como en casa. No olvides probar este plato si estás en Montreal. 

Sirope de arce 

Si buscamos en Montreal especialidades dulces, pues la opción más común es el sirope de arce. 

Es el dulce insignia de la nación y en Montreal es posible encontrar sirope de alta calidad. 

La versatilidad del sirope no se reduce a la repostería, también es muy común su uso en la cocina para la preparación de carnes, aves, pollos, entre otros. 

Deleitarse con unas creps bañadas en sirope de arce a primera hora de la mañana es garantía de que tendrás un día espectacular. El sabor del sirope alegra el alma. 

Sándwich Boeuf Fumé 

Y para el final, hemos dejado al sándwich Boeuf Fumé. Este sándwich de apariencia sencilla y de ingredientes nada pretenciosos, resulta ser una delicia para cualquier paladar. 

Esta belleza gastronómica reúne al pan negro o pan de centeno, lonjas de ternera ahumada, toque espléndido de mostaza y pepinillos. Si se les hizo agua la boca, entonces sucumbieron al encanto de este plato típico de Montreal. 

Finalmente, comer en Montreal es una súper experiencia gastronómica. La riqueza y variedad de ingredientes así como la intensidad de sus sabores, los dejarán felices y contentos, y con ganas de más. Ven a comer a Montreal. 

Deja un comentario