COMIDA TÍPICA DE OTTAWA

La comida típica de Ottawa tiene sus raíces en Europa, específicamente en la cocina francesa, y se ha nutrido también del legado indígena de sus primeros moradores. Esta mezcla confiere sabores, texturas y platillos de gran variedad, capaces de satisfacer a los paladares más exigentes. 

Mucho más allá de los paseos por la Colina del Parlamento, de las visitas a sus museos, y de los recorridos por el Canal Rideau, cuando visitas Ottawa no debes dejar pasar la experiencia de probar su comida. 

Los frutos del mar y los pescados son igualmente deliciosos que la carne de cordero o de res, es así de versátil la comida típica de Ottawa, por eso no te la puedes perder. 

Beaver tail 

Este dulce es muy popular en Ottawa y en todo Canadá, de preparación simple y muy económica. 

Es una masa de harina de trigo frita en forma de cola de castor, acompañada casi siempre de sirope de maple, azúcar, canela, chocolate, mantequilla, o lo que se te ocurra. La cola de castor aguanta todo lo que le untes.  

Es muy delicioso y dulce, ideal para esos momentos en los que haces una pausa para recargar energía y seguir tu aventura por Ottawa. 

Sándwich Boeuf fumé 

Esta especialidad es típica de todo Canadá, pero los sándwiches de cordero ahumado que preparan en Ottawa merecen especial mención por su jugosa textura, sabor ahumado y picante, y excelente presentación. 

El sándwich de cordero ahumado es muy simple pero tiene el poder de que seguro te comerás más de uno, así de delicioso es. 

Este sándwich se prepara con pan rústico, o pan integral, o pan de centeno, abierto a la mitad, al cual se agregan lonjas de ese suculento cordero ahumado. Pero esta maravilla no termina ahí: se le añade mostaza (cantidades generosas) y pepinillos. Suele acompañarse de una fresca ensalada de coles o patatas fritas. 

Al primer bocado, quedarás hechizado. Por eso debes tener cuidado: vas a querer comer más y más, así de adictivo es. 

Braised lamb shank 

Esta belleza es, en palabras sencillas, una pierna de cordero cocida a fuego lento con ajo, romero, tomates y vino tinto. ¿El resultado? Uno de los platos más sensuales de Ottawa que, bajo ningún concepto, puedes perdértelo. 

Esta delicia se sirve con polenta o puré de patatas. Pero te doy un dato: la salsa es tan suculenta que podrás “limpiar” el plato con trozos de pan.  

El tiempo de cocción es largo pero vale la pena esperar. Este es un plato obligado que debe formar parte de tu aventura por Ottawa. 

Big eye tuna 

¿Cansado de comer carne de res o de cordero? Pues este platillo es una opción para aquellos que adoran el atún en cualquiera de sus presentaciones. 

Te cuento que esta especialidad consiste en un medallón de atún (de la variedad Big eye, muy común en Canadá) que se cocina en una sartén con canela, azúcar y miel de jengibre.  

Ahora imagina acompañar este pescado con vegetales frescos, o patatas rústicas y un buen vaso de cerveza bien fría. Mejor, imposible. 

Poutine 

Esta especialidad se sirve en todos los rincones de Canadá y Ottawa no es la excepción. 

Su simplicidad hace juego con su sabor. La presentación es tan sencilla como un tazón de patatas fritas, bañadas con una suculenta salsa de carne molida (res o cordero) y adornado con unos trozos de queso cheddar. 

Si esto no te hace agua lo boca, entonces no sé qué podrá. Esta comida la puedes conseguir en restaurantes, locales de comida rápida y en ventas ambulantes, así de popular es. Ideal para esos días de mucho frío, en lo que tú solo quieres comida calórica que te alegre el alma. 

Trempettes 

Son muy parecidos a los pancakes americanos por sus ingredientes y cocción, pero el sello canadiense se lo da el baño de miel de maple y mantequilla con las que se acompañan. 

Se consumen con frecuencia en el desayuno. 

Pecan Pie 

La tarta de nueces pecanas con sirope de arce es un postre súper canadiense, y en Ottawa su elaboración es de primera categoría. 

Como se trata de un pay, el relleno es lo que te llevará a la gloria. La mezcla de nueces pecanas peladas, huevos, mantequilla, harina, azúcar moreno y vainilla es el secreto mejor guardado de esta rica preparación. 

Lo mejor de todo, puedes acompañar un trozo de ese pay con sirope de chocolate, sirope de caramelo, e incluso, con nata. 

Es un postre solo apto para golosos y aventureros gastronómicos. 

Tourtiére 

¿Existe un plato más canadiense que el Tourtiére? Te cuento que no. Es el plato típico de Canadá y la receta de Ottawa es la más deliciosa de todas. 

Aunque se consume comúnmente en temporada navideña, su presencia es muy común a lo largo de todo el año. 

Esta maravilla gastronómica se presenta en forma de pastel de carne de res o de cerdo, en trozos pequeños, patatas picadas, salvia, ajo, tomillo y mostaza. Todo se hornea por unos 40 minutos y el resultado es inigualable. Debes probar este plato durante tu estancia en Ottawa y créeme, no te arrepentirás. 

Macarrones con queso 

¿Acaso hay algo más delicioso que los macarrones con queso preparados por la abuela o por mamá? Pues no, y es que los macarrones con queso canadienses tienen fama mundial, nos hace recordar a la comida de la abuela. 

Durante tu permanencia en Ottawa no dejes de probar estos macarrones con sello canadiense, seguramente pedirás un plato adicional para llevar. Eso sí, olvídate de la báscula por unos días y sé feliz. 

Finalmente, la comida típica de Ottawa recoge lo mejor de la cocina europea e indígena, combina sabores y texturas, utiliza ingredientes de gran simplicidad y calidad, lo cual proporciona una experiencia gastronómica que no es de este planeta. ¡Buen provecho! 

Deja un comentario